Morey Pérez Yntriago

Turismo Prom. 1994

la persona que trabaje en este sector debe tener gusto por el cliente, ganas de meter todas las horas del mundo en horarios que no tienen por qué ser “de oficina”. Serio, formal, amable, empático y no siempre estar reconocido en lo económico. En este sector no hay grandes salarios pero sí grandísimos agradecimientos de los clientes

Con una amplia experiencia en la dirección de hoteles y en la docencia en el Estado español, Morey Pérez Yntriago salta el charco y explora el mercado caribeño de las Grandes Antillas desde la máxima responsabilidad del hotel Grand Memories Cayo Santa Maria.

Tienes dos titulaciones académicas completamente distintas, Magisterio y Turismo. ¿Cómo te inclinaste profesionalmente por el sector turístico?

Realmente, mi primera opción fue siempre trabajar en el turismo. Eso fue lo que marqué como prefrencia en aquel día de Abril cuando cursaba COU. Magisterio salió posteriormente, una vez terminado Turismo como una opción distinta.

¿Qué virtudes crees que debe reunir quien trabaja en el sector turístico y, más en concreto, en el ámbito hotelero?

Aunque pueda sonar a tópico, la persona que trabaje en este sector debe tener gusto por el cliente, ganas de meter todas las horas del mundo en horarios que no tienen por qué ser “de oficina”. Serio, formal, amable, empático y no siempre estar reconocido en lo económico. En este sector no hay grandes salarios pero sí grandísimos agradecimientos de los clientes.

Has dirigido hoteles en Gipuzkoa, La Rioja, Navarra, Bizkaia… y también en Cuba. ¿Cuáles son las diferencias de gestión en entornos tan diversos?

Bufff… Pues nada que ver. Hay que ser terriblemente polivalente, abierto de miras y entender qué quiere cada destino de ti y el cliente que va a tu establecimiento. Conocer las circunstancias que te rodean, el precio que paga, sus expectativas… si sabes eso: puede que tengas éxito en cada hotel que diriges.

Navarra busca la seriedad y sobriedad. Lo correcto.

Cuba busca la alegría, el sol y playa y poder destacar la calidad humana por encima de la calidad del hotel.

Bizkaia es un destino maduro, cosmopolita, centrado en la economía y empresa. Se busca la rapidez, la confiabilidad.

La Rioja busca más los orígenes, la historia, vivir experiencias, el trato personal, la amistad.

Gipuzkoa es un destino lujoso, clásico, gastronómico. La imagen importa mucho.

Cada uno te exige saber estar y ofrecer lo que más se ajuste. No me imagino dando las características de Cuba en una Navarra seria y formal.

Eres vicepresidente de la asociación española de directores de hotel. ¿Qué problemas habéis detectado en el sector?

Las cosas han cambiado muchísimo desde mi salida al mercado laboral a la actualidad.

Hemos detectado muchos cambios y, la mayoría, para mal.

a) Ya no se valora al director de hotel como un personaje excepcional.
b) Ha aparecido el intrusismo profesional. Gente que nada tiene que ver con el sector dirige hoteles.
c) Ha habido una bajada importante de salarios medios en el cargo de director.
d) Se están primando siempre los objetivos económicos por delante de la calidad y el servicio. Ahora tiene que ser barato producir. Antes tenías que ser bueno para producir.
e) Han aumentado el número de hoteles, sus capacidades. Se han centrado en nichos de mercado.
f) Han aparecido nuevos modelos de alojamiento que antes eran impensables ( Airbnb, …)
g) Los hábitos de viaje han cambiado radicalmente gracias a las nuevas tecnologías, medios de transporte. Ahora vamos más a la estancia corta con experiencias más que a la estancia pausada y con servicios estandarizados.

Se están abriendo numerosos hoteles en el País Vasco, especialmente en las capitales de los territorios. ¿A qué crees que se debe este nuevo fenómeno?

Sin que suene a crítica hacia nadie… se debe a que, durante años, este sector no fue motor de la economía del País Vasco y, ahora, se ve que puede ser un aporte más a nuestro tejido económico.

Puede haber motivos coyunturales (optimismo económico, ganas de invertir en ladrillo pero no en residencial) impulsados por unos números de visitas positivos.

Por último, ¿qué consejo darías a las personas que están finalizando sus estudios de turismo?

Yo estaría hablándoles durante horas de lo buenísimo que tiene este sector y lo poco malo que pueden encontrarse… pero no hay que ser ilusos: esto exige sacrificio. No se trabaja de 9 a 17, de lunes a viernes. Se trabaja 7/7…

Yo recomendaría:

  • Paciencia
  • Dedicación
  • Amor por lo que se hace
  • Seriedad, formalidad, saber estar
  • Amplitud de miras
  • Espíritu de sacrificio.

Lo demás se le supone… como al soldado se le supone la valentía…

Compártelo