Laura Roche

Educación Social 11

Es maravilloso el poder viajar, creces como persona, sales de tu zona de confort y te enfrentas a nuevos retos

Polifacética y viajera incansable, Laura Roche nos habla acerca de algunos de sus viajes, inquietudes y proyectos.

Graduada en Educación Social, modelo, actriz, trotamundos,… ¿Quién es Laura Roche?
Soy una chica de Logroño, risueña e inquieta. Estudié Educación Social en Deusto, donde disfruté mucho, sobre todo el año que estuve de prácticas en el servicio de Alojamiento y Acogida de Estudiantes, que por aquel entonces pertenecía a la Oficina de Atención al Estudiante. Por las tardes tomaba clases de interpretación en la Escuela de teatro de Getxo, simplemente como hobby. Me fui a Viena con una beca de prácticas Leonardo da Vinci a trabajar en una casa de refugiados y, a los tres meses, me cogieron para una obra de teatro en el Volkstheater, el segundo teatro más importante de Viena. Desde entonces, he tenido la suerte de poder trabajar como actriz.

¿Define tu filosofía de vida?

Desde pequeña mis padres han hecho hincapié en la importancia de formarme, en que el dinero invertido en educación y formación siempre está bien invertido. Casi todo lo que gano lo reinvierto en cursos, talleres, o cualquier actividad que me sirva de aprendizaje. Es lo único que “nunca pasa de moda” y siempre te acompañará. Ya habrá tiempo de comprarse caprichos más adelante, ahora lo que importa es labrarse el futuro. Y para ello hay que destacar.

A la gente que te conoce le impresiona tu personalidad, te siguen en las redes sociales y, tu trayectoria, simplemente es sorprendente, supongo que atrás quedan muchos sacrificios, ¿hay tiempo libre?

El haberme ido tantos años fuera, definitivamente se nota. Una cosa es la foto preciosa que subes a Instagram o Facebook en un paraje idílico, y otra cosa son los domingos sin familia, cuando enfermas y no tienes quien te haga una sopa, o a veces simplemente el tener un amigo de toda la vida con quien poder sincerarte a corazón abierto. Es maravilloso el poder viajar, creces como persona, sales de tu zona de confort y te enfrentas a nuevos retos, pero muchas veces el sacrificio es el dejar atrás el cariño de tu familia y amigos más cercanos. Pero lo cierto es que, para lograr cosas en la vida, hay que arriesgar.

¿Me cuentas algunas anécdotas de tus viajes?

Acababa de llegar a Nueva York. Llevaba allí una semana. Un profesor de mi escuela de interpretación nos invitó a una lectura dramatizada que iba a hacer en el Actors Studio. Tratándose de un sitio tan emblemático no lo dudé y fui encantada. Pero en la sala donde estábamos tenía mucho frío, así que en el descanso me fui a la cocina del Actors Studio y “como Pedro por su casa”, me puse a hacerme un té para ver si entraba en calor. Mientras buscaba las bolsitas de té por los armarios, un hombre vino a hacerse otro té él también, y nos pusimos a hablar de la obra. Se llamaba “How to make a terrorist” (cómo hacer un terrorista) y le comenté cómo me estaba gustando, era bueno que por fin un americano hablase sobre la obsesión que tienen los americanos con la seguridad, y cómo cualquiera podía ser un terrorista en potencia y la impunidad con la que los policías americanos utilizan las armas. A los dos minutos le volvieron a buscar, resultó ser el escritor y director de la obra. Al final de la representación me acerqué a hablar con él. Le había gustado mi sinceridad y frescura. Acabamos haciéndonos amigos, me vino a ver en una clase abierta al público en mi escuela y le gustó mi modo de trabajar. Un mes después, estaba en el Festival Internacional de Cine de los Hamptons haciendo una lectura dramatizada compartiendo escenario con Richard Kind y Harris Yulin.

Con una personalidad, permíteme decir, tan inquieta, ¿qué proyectos profesionales tienes en el futuro?

Ahora mismo estoy centrada en la producción de un contenido propio para un conocido periódico. Me he dado cuenta de que en España es difícil que te den oportunidades si no te conocen, así que estoy haciendo mi propia “miniserie” para poder tener mayor difusión. ¡Estad atentos!

¿Qué consejos darías a los alumni que están empezando su carrera profesional?

Que no tengan miedo de soñar y que tomen riesgos. Que salgan fuera de España, que se vayan una temporada, que se hagan amigos de la gente del país en el que viven y que se integren en la sociedad de acogida. Gracias a haber viajado tanto, ahora hablo seis idiomas. Las posibilidades son infinitas para una persona que hable tantos idiomas en un mundo tan global en el que vivimos. Y no soy Einstein, simplemente he intentado sobrevivir en los sitios donde vivía, así es como se aprenden las cosas. Muchas veces por necesidad. Y sobre todo, que tengan un objetivo, un “para qué estoy yo aquí”. Cuando el invierno se hacía demasiado largo en Viena o venían rachas de frío polar a 20 grados bajo cero, me recordaba a mí misma que estaba en Viena porque estaba actuando en un teatro muy prestigioso y que ese sacrificio serviría como formación para mi carrera. El tener un “porqué estoy haciendo esto” siempre me ha ayudado a mantener un rumbo y la positividad.

Muy Personal

Una ciudad para soñar
Barcelona.
Un libro
“El profeta”, de Khalil Gibran
Una canción
“Chan Chan”, de Buena Vista Social Club.
Una película
“La novia”, de Paula Ortiz.
Un actor o actriz
Joaquín Phoenix
Rasgo principal de mi carácter
La energía y positividad.
Mi principal defecto
La impaciencia
En mi tiempo libre me gusta
Pintar
Mi sueño dorado
Formar un hogar.
Mi deporte favorito
Montar a caballo
Mi comida preferida
Los espaguetis de mi abuela
Compártelo