Skip to main content

Carlos Tarrero Letona

By 10 noviembre, 2021Alumni Mundus

“Cada país es un mundo a nivel de cultura local y es importante respetar y aprender. Y las similitudes que yo veo están en los valores. Conceptos como el de familia, el de la amistad o el de la empatía son muy similares en todos los países.”

Comenzaste como jefe de turno de recepción y has llegado a director general. ¿Podrías contarnos cómo ha sido tu experiencia a lo largo de este tránsito? 

La experiencia está siendo tanto genial como intensa y la estoy disfrutando mucho. He tenido la suerte de encontrar oportunidades a las que he correspondido con dedicación e interés.

La experiencia en diferentes países y la exposición a diferentes culturas me han ayudado a crecer tanto a nivel personal como profesional, por lo que siempre he buscado que el siguiente paso fuera en un país distinto para seguir creciendo. Supongo que no es la decisión más cómoda, pero para mí merece la pena.

También es cierto que el mundo de los hoteles, como cualquier cosa que hagas, te tiene que gustar ya que hay momentos en los que es sacrificado, pero a mí me encanta y supongo que eso lo hace todo más sencillo.

Tras más de veinte años de experiencia internacional en hoteles de lujo de Europa, América y Asia, ¿cuáles consideras que son las principales diferencias y similitudes en este sector en los tres continentes?

Las principales diferencias, en mi opinión, son las culturales. Cada país es un mundo a nivel de cultura local y es importante respetar y aprender. Y las similitudes que yo veo están en los valores. Conceptos como el de familia, el de la amistad o el de la empatía son muy similares en todos los países.

En un sector como el de la hostelería y en un mundo en el que viajar es tan accesible, es importante saber sacar lo mejor tanto de las diferencias como de las similitudes de cada cultura para que los huéspedes estén contentos. Y al final, los huéspedes, sean de donde sean y vayan a donde vayan, lo que quieren es sentirse cuidados.

2020 y 2021 han sido dos años marcados por la alarma sanitaria mundial y en los que se han visto afectados muchos sectores, particularmente el de la hostelería. En este sentido, ¿cómo se ha resentido el mercado asiático? ¿Qué perspectivas se presentan a corto y medio plazo?

El mercado asiático se ha resentido al igual que el resto del mundo. Bien es cierto que hay países que están sufriendo menos que otros y que probablemente se recuperen antes. En esto tienen mucho que ver los recursos de cada gobierno y su economía y el cómo se hayan administrado. También hay que tener en cuenta el volumen de mercado doméstico interesado en viajar por su país mientras las fronteras continúen con restricciones (países como China con más de mil millones de habitantes o Japón con más de 125 millones) y finalmente las ratios de vacunación de la población. Las perspectivas para Asia y para Japón en particular son positivas.

¿Cuál sería tu consejo para las y los Alumni de Turismo de la Universidad de Deusto a la hora de plantearse el desarrollo de su carrera profesional en un país distinto del suyo?

En mi opinión, el desarrollo profesional en otro país es una decisión muy personal y creo que no es para todo el mundo. Mi experiencia es muy positiva y enriquecedora, tanto a nivel personal como profesional, pero también es cierto que hay que hacer sacrificios. Estar lejos de casa, de la familia y de los amigos se hace duro, sobre todo al principio. Y empezar de cero cada vez que nos mudamos a un destino nuevo es excitante y enriquecedor a nivel cultural y personal, pero también requiere un periodo de adaptación que no siempre es fácil. En fin, es un modo de vida que uno elige y a nosotros nos compensa.

Para finalizar, agradeciéndote por tu participación en este número de Alumni Time, ¿qué recuerdos guardas de tus años como estudiante de la Universidad de Deusto?

Los recuerdos que guardo son geniales y positivos. Gracias a las facilidades que la Universidad de Deusto nos brindaba pude compaginar aprendizaje, desarrollo personal, amistades y deporte. Y a nivel profesional, tanto lo aprendido, como el apoyo de los profesores y la oportunidad de hacer prácticas me abrió las puertas a llegar hasta donde estoy hoy en día.