Skip to main content

Elena Fernández Barbier

By 19 diciembre, 2022Alumni Gazte

Siento una verdadera pasión por enseñar y educar en valores, por proteger la infancia y por impulsar el potencial de cada uno/a. Pienso que la infancia es una de las etapas más importantes y determinantes en la vida de las personas, ya que es ahí donde se construyen las bases de la personalidad, valores y herramientas que en el futuro desarrollarán. Por eso veo tan fundamental garantizar una educación de calidad en la que se forme a las personas que van a cambiar el mundo de mañana. Y es ahí donde quiero contribuir.

Viendo tu trayectoria, se ve que tenías muy claro que querías dedicarte a la educación y al trabajo con niñas y niños de infantil y primaria. ¿Cuándo descubres esta vocación y sientes que esto es a lo que quieres dedicar tu vida?

Sí, la verdad es que tuve claro que quería dedicarme a algo que estuviera relacionado con acompañar y ayudar a otras personas en su desarrollo personal y bienestar. Es algo que me gusta, me motiva, me reconforta y, además, siento que se me da bien.

Opté por educación infantil y primaria porque más que como un trabajo lo veía como algo que me iba a hacer feliz y con lo que iba a disfrutar muchísimo, y así ha sido.

A medida que he ido teniendo experiencias en el entorno educativo tanto a nivel profesional como de voluntaria, y he acompañado a niños y niñas con contextos y situaciones muy diferentes, algunos realmente complicados, he ido descubriendo y confirmando que esta es mi verdadera vocación.

Me encanta estar rodeada de niños y niñas, siento que me llena y que aprendo todos los días de ellos y ellas. De su inocencia, imaginación, creatividad, razonamientos, entusiasmo, curiosidad, ideas, ganas…

Siento una verdadera pasión por enseñar y educar en valores, por proteger la infancia y por impulsar el potencial de cada uno/a. Pienso que la infancia es una de las etapas más importantes y determinantes en la vida de las personas, ya que es ahí donde se construyen las bases de la personalidad, valores y herramientas que en el futuro desarrollarán. Por eso veo tan fundamental garantizar una educación de calidad en la que se forme a las personas que van a cambiar el mundo de mañana. Y es ahí donde quiero contribuir.

Nada más finalizar el grado en Educación Infantil, participas por medio de Deusto Alumni en el programa de Transición del mundo educativo al laboral, financiado por el Departamento de Educación del Gobierno Vasco, y realizas tres meses de prácticas, de octubre a diciembre de 2021, en Artxandape Ikastola. Posteriormente, en enero de 2022, esta misma ikastola te contrata. ¿Cómo ha sido esta experiencia de prácticas profesionales y posterior contratación tras la obtención de tu grado?

Para mí, de todas las experiencias que he vivido en el ámbito educativo, esta ha sido la que más me ha servido para aprender y crecer profesionalmente.

Estuve tres meses como becaria en Artxandape en los dos ciclos de infantil, en las aulas de 2, 3, 4 y 5 años. Fue una oportunidad buenísima para completar mis anteriores experiencias de prácticas y para conocer otros estilos de enseñanza.

Además, también realicé la parte teórica con la que cuenta el programa de formación online compuesta de tres módulos: innovación y creatividad en el empleo, claves para superar la entrevista de selección y comunicación no verbal en la búsqueda activa de empleo.

Nada más finalizar la beca, desde la ikastola contaron conmigo para realizar sustituciones como profesora de infantil cuando lo necesitaron, en las aulas de 2 y 3 años, donde estuve hasta final de curso. Fue mi primera experiencia profesional con cargo de tutora realizando todas las funciones. Por ejemplo, pasar las escalas de desarrollo, realizar los informes de evaluación, los proyectos educativos y el seguimiento con las familias, atención a alumnado con nees (necesidades educativas especiales), tutorizar a una persona de prácticas… Todo un reto al que me encantó enfrentarme y me llenó de ilusión y satisfacción.

En enero de 2022 comienza tu participación en el programa 3R Gaztea, el cual, tras distintas acciones de orientación, activación e intermediación laboral. ¿Podrías contarnos en qué consisten las distintas acciones de las que se compone este programa?

Este programa está dirigido a jóvenes que estén en búsqueda de empleo y está compuesto por tres partes: activación o formación, orientación e intermediación.

En la parte de formación se realizan diferentes talleres online de entre dos y seis horas de duración. En ellos te ayudan y te enseñan a preparar tu curriculum vitae, a encontrar tu objetivo profesional, tu marca personal, reputación digital y posicionamiento en redes, adentrarte en la relación laboral (contratos, nómina, derechos, obligaciones…) y a conseguir una comunicación eficaz para afrontar una entrevista de trabajo.

Durante todo el programa te acompaña un/a orientador/a de la universidad de Deusto a través de sesiones en las que te reúnes para profundizar lo trabajado en los talleres y para aconsejarte y guiarte siempre que lo necesites.

Por último, en la parte de intermediación desde Deusto Alumni se ponen en contacto con diferentes empresas, en mi caso con centros educativos, para intentar hacer de puente para que los participantes consigan un empleo.

¿Recomendarías a otras personas que participaran en estos dos programas? ¿Por qué?

Sin ninguna duda, sí. Creo que es una buenísima oportunidad y que puede servir de gran ayuda a todos los estudiantes que terminan su grado universitario y se adentran en el mundo laboral.

Respecto a la beca de transición laboral, considero que en la docencia o en cualquier otro sector es imprescindible, además de los conocimientos, la experiencia. Es en la práctica y en las situaciones del día a día donde más recursos y estrategias adquieres y donde puedes percibir si es tu verdadero camino o vocación o no. Por lo tanto, este programa te permite ampliar tu experiencia mientras te da la posibilidad de que te conozca una empresa a la que puede que les gustes y quieran contar contigo en un futuro.

En cuanto al programa 3R Gaztea te ayuda a introducirte en el mundo laboral, te acompaña en ese proceso y resuelve todas las dudas que te van surgiendo. También te ayuda a conocerte más a ti mismo, saber cuáles son tus competencias, lo que puedes aportar, tus fortalezas y tus puntos a mejorar, por qué haces lo que haces, cuál es tu motivación, cuáles son tus intereses, cuáles son tus objetivos o tus metas… y te da herramientas para conseguirlos.

Todavía lo tendrás muy reciente. ¿Qué recuerdos te llevas de tus años de estudiante universitaria?

Sí, de hecho, actualmente sigo estudiando en la universidad terminando el grado de Educación Primaria y después, al finalizarlo, seguiré especializándome y cursando la mención de Pedagogía Terapéutica para poder trabajar con niños y niñas con necesidades educativas especiales.

Para mí ha sido y está siendo una etapa muy positiva en la que estoy experimentando una evolución importante tanto a nivel personal, como académico y profesional.

Son años en los que he crecido y madurado mucho y he afianzado más mi personalidad, gustos, metas, aspiraciones… La universidad me ha facilitado conocer a mucha gente nueva, estudiar lo que me gusta de una manera más autónoma y vivir experiencias enriquecedoras como la del programa Erasmus, en Padova (Italia) que me permitió aprender un nuevo idioma, conocer otra cultura y me aportó mucha seguridad en mí misma e independencia. Además, ha sido el comienzo de mi etapa profesional compaginando los estudios con el trabajo de profesora particular y realizando las prácticas en centros escolares.

Tengo muchas ganas de seguir aprendiendo y mejorando así que creo que, de alguna manera, siempre voy a ser estudiante.