Skip to main content

Joaquín Molina Martínez-Lozano

By 20 junio, 2022junio 23rd, 2022Es noticia

La conferencia me permitió comprobar que la Universidad de Deusto sigue formando unos estudiantes de primera categoría, con gran interés por las relaciones internacionales y la seguridad internacional. Unos estudiantes con valores, con inquietudes, bien informados y con un brillante futuro por delante. Como antiguo alumno, me sentí muy orgulloso de ellos. También del hecho que Deusto es cada vez una Universidad más internacional, capaz de atraer talento de cualquier parte del mundo.

A raíz de los recientes acontecimientos, el pasado 21 de marzo el Consejo Europeo ha aprobado la Brújula Estratégica, un ambicioso plan de acción para reforzar la política de seguridad y defensa de la UE de aquí a 2030. ¿En qué medida esta Brújula Estratégica repercutirá en las relaciones entre la UE y la OTAN?

La relación entre la OTAN y la Unión Europea es indispensable para las dos partes, como ha reconocido la Brújula Estratégica de la Unión Europea recientemente. Como prueba de ello, la propia Brújula Estratégica menciona a la OTAN en 29 ocasiones, subrayando así claramente la importancia de nuestra relación mutua.

Confío en que el próximo Concepto Estratégico de la OTAN, que va a ser adoptado por nuestros jefes de estado y de gobierno en Madrid en unas semanas, también reconocerá el papel esencial e indispensable de la relación entre las dos organizaciones.

Además, la relación entre la OTAN y la UE tiene mucho potencial para desarrollarse aún más si cabe. Debemos mirar más allá de lo que ya hemos logrado juntos hasta el momento, dado que el actual panorama estratégico nos da todavía más razones para adaptar la relación entre la OTAN y la Unión Europea a nuestras respectivas necesidades. Nuestro objetivo último es siempre el de beneficiar al billón de ciudadanas y ciudadanos a los que servimos y proporcionamos seguridad diariamente.

En estos momentos, la OTAN y la UE están trabajando en una tercera declaración conjunta de nuestros líderes, donde mencionaremos nuevos ámbitos de cooperación. En este sentido, debemos estudiar la forma de expandir y fortalecer nuestra cooperación en áreas clave, tales como la resiliencia, las nuevas tecnologías, el impacto en la seguridad del cambio climático, la desinformación y la competición geoestratégica.

Todo ello además de las áreas en las que ya trabajamos juntos durante años, y en las que vamos a intensificar nuestra cooperación si cabe aún más. Y aquí me refiero entre otros a temas tales como el dialogo político, la movilidad militar, la guerra híbrida, el ciberespacio, la creación de capacidad en nuestros socios, la cooperación operacional y ejercicios de varios tipos. Lo cierto es que tenemos en nuestras manos una oportunidad única para demostrar la solidaridad transatlántica de la que tanto nos preciamos y la complementariedad entre la OTAN y la UE, así como para abrir paso a un periodo de cooperación todavía más estrecho entre nuestras dos organizaciones.

Los próximos 29 y 30 de junio 2022 se celebrará en Madrid una Cumbre de la OTAN para reflexionar sobre sus retos, donde se desarrollará un Nuevo Concepto Estratégico. La agresión militar rusa contra Ucrania obviamente condiciona esta Cumbre en un mundo cada vez más inquietante. ¿Podrías adelantarnos algo al respecto de qué principales líneas de actuación crees que serán las que definirán este nuevo concepto?

El debate dentro del Consejo Atlántico sobre el nuevo Concepto Estratégico que va a reemplazar al actual del 2010 todavía continúa y por ello no quisiera especular sobre cuál pueda ser su contenido final. El Concepto Estratégico solamente se hará público cuando lo aprueben los jefes de estado y de gobierno de la OTAN en la cumbre de Madrid.

En cualquier caso, y como ha dicho ya en público nuestro Secretario General en varias ocasiones, el nuevo Concepto Estratégico nos brinda la oportunidad de reiterar el fuerte vínculo transatlántico entre Europa y América del Norte del que la OTAN es el más vivo y claro ejemplo.

También deberá tomar en cuenta los cambios fundamentales en el panorama estratégico global que han ocurrido desde el 2010. Solo como recordatorio, el Concepto Estratégico de ese mismo año se refería a Rusia ni más ni menos que como socio estratégico de la OTAN. El nuevo Concepto Estratégico deberá así mismo cubrir en más profundidad áreas tales como los retos cibernéticos, las tecnologías disruptivas, y por supuesto las implicaciones para la seguridad del cambio climático. Sin olvidar tampoco que el actual Concepto Estratégico ni siquiera menciona a China.

En resumen, el mundo ha cambiado drásticamente desde el 2010 y el próximo Concepto Estratégico debe reflejar esta nueva realidad y el desafío que supone. Para ser claros, no debería ser una foto fija, sino más bien una suerte de película, anticipando tendencias y tomando en cuenta las realidades que vivimos hoy, además de anticipar los retos y amenazas del mañana. Debe también ofrecer una guía para enfrentarnos a esos mismos retos y amenazas juntos.

El pasado 6 de mayo pudimos disfrutar en Deusto de tu presencia y de la conferencia en torno al Nuevo Concepto Estratégico. ¿Qué destacarías del diálogo que se produjo tras tu conferencia con las y los estudiantes asistentes?

NATO and its new Strategic Concept in light of the Ukranian crisis. 6 de mayo de 2022.

Antes de nada, quisiera agradecer de nuevo a la Decana de la Facultad de Derecho, la Doctora Gema Tomás, y al Profesor Felipe Gómez Isa su invitación a dar una conferencia en la Universidad de Deusto en un año tan importante para España en cuanto se refiere a la Organización del Tratado del Atlántico Norte. No solamente porque estamos a unas pocas semanas de la importante cumbre de Madrid, que va a tener lugar en un momento crítico para la seguridad de Europa, sino también porque además ahora se cumplen cuarenta años de nuestra pertenencia a la Alianza Atlántica.

La conferencia me permitió comprobar que la Universidad de Deusto sigue formando unos estudiantes de primera categoría, con gran interés por las relaciones internacionales y la seguridad internacional. Unos estudiantes con valores, con inquietudes, bien informados y con un brillante futuro por delante. Como antiguo alumno, me sentí muy orgulloso de ellos. También del hecho que Deusto es cada vez una Universidad más internacional, capaz de atraer talento de cualquier parte del mundo.

Por último, y habiendo tratado con crisis y conflictos internacionales durante gran parte de mi carrera profesional, me impactó mucho la generosidad con la que Deusto acoge a estudiantes y profesionales que no tienen otro remedio que escapar de la violencia en sus países de origen. Desde Ucrania a Afganistán. Creo que Deusto está dándonos a todos un gran ejemplo moral y de liderazgo, además de hacer una magnífica inversión en talento.

Nos consta que Bruselas es un crisol de culturas en el que las y los Alumni de la Universidad de Deusto están presentes en muchas de las instituciones europeas. Gente maravillosa que está contribuyendo a mejorar el mundo desde diferentes ámbitos y lugares. Una Red Alumni formada por personas que admiramos y de las que nos enorgullecemos. ¿Qué te parecería que organizáramos un evento en el que pudiéramos encontrarnos en el corazón de Europa? ¿Podríamos contar contigo?

Bruselas es sin duda un importante centro de toma de decisiones en el que los antiguos alumnos de Deusto están muy bien representados, con muchos de ellos ocupando posiciones de gran influencia y responsabilidad, tanto en el sector público como en el privado. Me parece una idea estupenda y muy necesaria. Una gran oportunidad, en definitiva. Así que os ofrezco aquí mismo mi ayuda en todo lo que este en mis manos para organizar no solamente un evento, sino además un capítulo de antiguos alumnos que se reúna de forma regular, para entre otras cosas impulsar la marca Deusto y los valores que la Universidad siempre ha defendido.

Si me lo permites, y me disculpo por mi ignorancia si es que acaso ya existen, creo también que el modelo debería extenderse a todas las ciudades donde exista una comunidad de antiguos alumnos de una cierta envergadura. Tanto dentro como fuera de España y de la Unión Europea. Creo que Deusto debe ser muy ambiciosa en este sentido, también porque los antiguos alumnos son un vector importante para seguir atrayendo nuevo talento a la Universidad, tanto en forma de estudiantes como de profesorado.

Para terminar, además de agradecerte por tu tiempo y por aceptar ser parte de nuestro número de Deusto Alumni Time, ¿podrías contarnos qué recuerdos guardas de tu paso por las aulas deustenses?

Pues te diría que recuerdo mi paso por Deusto con gran cariño y nostalgia. El paso del tiempo dulcifica mucho las memorias que uno tiene de su época de universitario. Uno se olvida poco a poco del estrés de los exámenes y de la cierta masificación que vivimos en la Universidad los que estudiamos en los noventa del siglo pasado, y con los que fui muy crítico en su momento. Tengo que confesar que fue en Deusto donde hice mis mejores amigos – que todavía conservo – y donde realmente me formé como persona y como futuro profesional.

Creo que tuve el gran privilegio de estudiar con gente con un inmenso talento y que han tenido carreras profesionales de muchísimo éxito después de abandonar las aulas de Deusto. Compañeras y compañeros que además de inteligentes y trabajadores, tenían un fantástico sentido del humor, y a los que echo de menos treinta años después. También guardo un recuerdo muy especial de varios de mis profesores, en particular del Padre Scheifler, del Padre Solozabal, y del Padre Oraa (al que aprecio enormemente y con el que sigo en contacto). Con su consejo y apoyo, además de las puertas que me abrieron en su momento, los tres jugaron un papel fundamental en orientar mi vocación de servicio público a través del funcionariado internacional.