Pepa Torres

Ciclo Miradas para Acompañar: Acoger. La cuarta puerta

Pepa Torres, teóloga y educadora social, es religiosa Apostólica del Corazón de Jesús e integrante de la Red Interlavapiés. El 4 de febrero de 2020 dictó la segunda conferencia del ciclo Miradas para Acompañar, con el título Acoger. La cuarta puerta. Un ciclo enmarcado en Deusto Alumni Social, cuyo propósito es abordar en profundidad el fenómeno de la inmigración, remover conciencias y apelar a la acción y al acompañamiento.

Citamos a continuación algunas de las ideas que desarrolló en su conferencia.

Puntos de partida:

¿Desde dónde? Desde su experiencia en el barrio de Lavapiés, Madrid. En él convivimos y resistimos más de 70 nacionalidades y en él desde hace 13 años nace la Red interlavapiés como una red de personas contra las fronteras y la precariedad.

Ser puerta. (…) ante la situación de las personas migrantes y refugiadas en el mundo, como sociedad civil y como comunidades creyentes no podemos cerrar los ojos ni legitimar las necro políticas de fronteras. Tenemos la obligación moral de ser la cuarta puerta.

CLAVES PARA LA ACOGIDA:

  • Acoger supone reconocer a otro ser humano como lo que somos: un o una igual, sea cual sea su sexo, el lugar de nacimiento, etnia, color de su piel, orientación sexual, situación socio-económica, tenga papeles o no. Las personas somos iguales y somos diversas y que en razón de nuestras diferencias no se puede generar desigualdad.
  • Acoger supone la necesidad de acortar distancias y saltar juntos las fronteras invisibles que nos atraviesan (prejuicios, estereotipos, leyes, etc.)
  • Acoger pasa por defender los derechos de las personas migrantes y denunciar su vulneración. Defender los derechos de las personas migrantes nos responsabiliza, también, a hacerlo con ellos y ellas, es decir a empoderarnos y organizarnos mestizamente para exigir cambios en las políticas migratorias desde lo macro a lo micro.
  • Acoger es generar juntos y juntas espacios de encuentro desde el cuidado de las relaciones personales y sociales.
  • Acoger nos complica la vida e implica riesgos, porque la acogida es también política y nos posiciona y rompe la neutralidad de lo políticamente correcto.
  • Acoger es apostar por la reciprocidad, la mutualidad y la disposición a entrar en dinámicas hondas de compartir.
  • Acoger es favorecer el salto de la resistencia al empoderamiento.
  • Acoger refuerza el coraje colectivo y el “juntar espaldas”, buscar abordajes colectivos a necesidades comunes y organizarnos para afrontarlas juntos.
  • Acoger es empezar a hacer posible ya la cultura del encuentro y para ello es imprescindible(…) aprender juntos “los idiomas comunes”, “las palabras elementales”.
Compártelo