Miriam Cerezo

Turismo. Prom. 07

Disfruté mucho de mis años allí, ya que estudié algo que me gustaba. En Turismo tocas un poco de todo: economía, derecho, gestión hotelera, idiomas, agencias de viajes, geografía…


Según parece, terminaste tu último examen con las maletas preparadas y, tras poner punto y final a la última pregunta, volaste a Alemania para seguir haciéndolo después como profesional del sector. ¿Cómo te condujo el Turismo a los aviones?

Tenía un par de compañeras de universidad que ya volaban y me despertaron la curiosidad. Entonces fue cuando empecé a informarme. La carrera me había aportado todo lo que pedían como requisitos: idiomas, atención y servicio al cliente, conocimientos del sector aeronáutico y ganas de comerme el mundo. Así que no me lo pensé dos veces cuando me destinaron a Alemania.

Nueve años en Düsseldorf, trabajando primero en una aerolínea de vuelos chárter y después en vuelos regulares con otra del grupo Lufthansa. ¿Qué diferencias destacarías entre estas dos modalidades?

Los vuelos chárter son contratados por operadores de turismo y suelen ser a destinos turísticos. Los billetes son vendidos a través de la agencia de viajes y suelen operar en aeropuertos y con rutas de vuelo alternativas. Los vuelos regulares, en cambio, tienen un itinerario establecido con fechas, horario, y viajes programados.

La principal diferencia de los chárter con los vuelos regulares, es que no tienen un itinerario definido ni destino fijo y suelen tener mucha flexibilidad. Además, el tipo de cliente también varía: en los chárter puedes tener desde jugadores de un equipo de fútbol con sus respectivos entrenadores, directivos, nutricionistas, etc., hasta un grupo de Ingenieros de Airbus que deben volar a Toulouse por trabajo. En los vuelos regulares suele haber más clientes de negocios.

En 2019 cambias de ciudad y, en Madrid, empiezas a trabajar con Iberia. En estos once años habrás visto mucho mundo, visitado muchos países y distintos continentes. ¿Podrías contarnos algo de tus viajes? ¿Cuáles han sido los lugares más exóticos donde te ha tocado aterrizar?

Cuando estuve en la compañía chárter nos mandaban a veces a destinos de Oriente Medio como Irak, el Líbano o Irán. Son lugares que por mi cuenta no habría visitado pero que gracias a mi trabajo he tenido oportunidad de conocer y me han sorprendido gratamente.

En Iberia vuelo de momento sólo en corto radio, me quedo en ciudades europeas como Roma, Venecia, París, Viena, Zürich… Y cuando me tocan vuelos nacionales y me mandan a Bilbao, ¡yo encantada! Aquí estoy como en casa.

 

Seguramente tendrás anécdotas simpáticas, y otras no tanto, de tu experiencia profesional. ¿Te animas a contarnos algunas?

Los cambios de programación a última hora suelen ser muy anecdóticos porque te cambian totalmente los planes y tienes que improvisar. Me acuerdo de una vez que tenía tres días programados con vuelos por Alemania. La primera noche la tenía que pasar en Hannover y la segunda en Stuttgart. Hacía un frío que pelaba y yo había preparado mi maleta con ropa de invierno. Cuando llegué para la firma me comunicaron que cambiaban mi vuelo porque una compañera había enfermado en el último momento y tenía que volar por ella a Dubrovnik. Pasé de frío a calor y tuve que comprarme ropa de verano allí. ¡La verdad es que no me importó, el cambio fue a mejor! Fue un día maravilloso, nuestro hotel estaba en una isla muy pequeña y nos fuimos en barco a la ciudad.

Según los datos actuales, quien estudia turismo tiende a orientarse a trabajar en sectores relacionados con la gestión de eventos, la hostelería, la gestión de destinos turísticos y la creación de producto. ¿Recomendarías a las y los alumni de Turismo orientar su carrera profesional al sector aeronáutico?

Claro que sí. Lo bueno de esta profesión es que tienes tanta flexibilidad con la programación que se pueden compaginar diferentes actividades profesionales. De hecho, tengo muchos compañeros que siguen estudiando o trabajando de otra cosa en sus días libres. Yo personalmente sigo estudiando idiomas. Además de ello, si estás en una empresa con una gran expansión tienes la oportunidad de promocionarte internamente o cambiar de departamento, como por ejemplo instrucción de tripulaciones o programación. Yo no descarto nada.

Gracias por dedicarnos tu tiempo. Por último, ¿qué recuerdas de tus años de estudiante en la Universidad de Deusto?

Disfruté mucho de mis años allí, ya que estudié algo que me gustaba. En Turismo tocas un poco de todo: economía, derecho, gestión hotelera, idiomas, agencias de viajes, geografía… Así que me resultó muy ameno y me gustaban las asignaturas. Guardo muy buen recuerdo de aquellos años y todavía tengo contacto con otros compañeros.

Compártelo