Jose Mari del Moral y Aritza Loroño

Ingeniería en Organización Industrial Prom. 2007

Emprender genera inestabilidad emocional (…) Son estos altibajos emocionales los que crean una especie de adicción que hace que siempre quieras ir un paso más allá

En 2015, Aritza Loroño y José María del Moral, junto a otros 2 socios, tuvieron la idea de crear Micolet, una tienda online de segunda mano para la mujer. Es un escaparate para vender, sin preocuparse de la gestión, prendas y accesorios que ya no utilizas y en donde se puede comprar todo tipo de ropa de segunda mano en buen estado. Anteriormente, en 2010, fundaron Colectivia, un ejemplo de startup que logró un gran éxito sin financiación y, a día de hoy, han logrado convertirse en los líderes en la publicación de ofertas de ocio.

Colectivia es una empresa tecnológica que ha logrado convertirse en líder en la publicación de ofertas de ocio. ¿Cómo surge la idea de su creación?

Desde siempre nos ha llamado la atención la creación de empresas innovadoras y cuando vimos que en Estados Unidos estaba funcionando este modelo de negocio, nos lanzamos con Colectivia.

¿Cuáles han sido las claves de vuestro éxito?

Creemos que hemos llegado a ser líderes principalmente por dos motivos. Por un lado, por la calidad de nuestras ofertas, ya que en nuestra web se anuncian los mejores restaurantes, spas, hoteles, espectáculos, etc., negocios que son referentes en su sector y que aportan grandes experiencias a nuestros usuarios. Por otro lado, nos caracterizamos por ofrecer un servicio de atención al cliente muy personalizado y de gran calidad, el cual hace que los usuarios confíen y repitan en Colectivia.

En 2015 lanzasteis Micolet, startup especializada en la venta de ropa de segunda mano a través de Internet. Tres años después os preparáis para operar en nuevos mercados europeos. ¿Cómo afrontáis el futuro?

A día de hoy somos líderes en nuestro sector en Europa, gracias a la exitosa apertura de los principales mercados internacionales: España, Portugal, Francia, Reino Unido, Italia y Alemania. Nuestra idea es asentar nuestra posición en estos países y seguir abriendo nuevos mercados.
A corto plazo, nuestro plan es abrir 6 países más en Europa y después dar el salto a Asia y Sudamérica.

Qué cobra mayor importancia en Micolet: ¿los valores sociales y ambientales que están detrás de la idea o la notoriedad en los medios online?

Micolet surgió de la unión de la pasión por la moda y la concienciación medioambiental. Creo que estos son los dos pilares fundamentales de nuestra empresa. Las redes sociales son el medio a través del que comunicamos estos valores. No creemos que uno de los dos sea más importante que el otro, más bien, existe una sinergia perfecta entre los dos.

El negocio de Micolet radica en las miles de vendedoras desconocidas, pero vemos que también la utilizan influencers y celebrities como Cayetana Guillén Cuervo, Ariadne Artiles, Kira Miró, María Adánez, Berta Collado, MyPeeptoes o Paula Loves. ¿Cómo están cambiando las redes sociales la manera de crear nuevos negocios de venta a través de Internet?

Las redes sociales hacen que lo que antes tardaba meses o años en transmitirse mediante el boca a boca, se haga en cuestión de minutos. Además, ayuda a que empresas más pequeñas o personas no famosas, puedan compartir sus valores, estilos, conocimientos…

Para que te hagas una idea, las primeras mujeres que compraban en Micolet, no eran influencers, pero compartían en RRSS sus looks y alegría por las prendas que habían comprado, a un precio mucho más económico y, además, haciendo un bien al medioambiente. En muy poco tiempo, esto se transmitió a muchas mujeres a las que les gustaba la moda y/o que estaban concienciadas con el medioambiente. También llegó a oídos de influencers, actrices, modelos, cantantes… que compartían su experiencia en Micolet, porque están orgullosas y también porque quieren concienciar y promover unos nuevos valores medioambientales entre su público, pero sin dejar de hacer lo que les gusta, que es ir a la moda.

Por cierto, en menos de una década habéis creado no una, sino dos empresas de éxito, habiendo alcanzado niveles de facturación de millones de euros. ¿Emprender es adictivo?

Sin duda, emprender genera inestabilidad emocional. Por la mañana empiezas vendiendo más que nunca y a media mañana puede caerse la página web, con lo que la jornada se termina como el peor día de ventas. Son estos altibajos emocionales los que crean una especie de adicción que hace que siempre quieras ir un paso más allá.

Ambos estudiasteis ingeniería en la Universidad de Deusto, ¿qué aconsejaríais a las personas que comienzan ahora su carrera profesional?

Les aconsejaría que intenten formarse bien en lo que les guste y una vez adquirido el conocimiento, se lancen y hagan lo que consideren que les da un propósito, aquello con lo que se sientan plenos y que, sobre todo, les haga felices.

Compártelo