La situación provocada por la pandemia precisa de medidas extraordinarias

José Mª Guibert Ucín, SJ - Rector

La captación de fondos – patrocinio y mecenazgo – por parte de las universidades es habitual en el ámbito anglosajón y empieza a aflorar en la Europa continental. Universidades públicas, privadas y de iniciativa social han comenzado a buscar el apoyo de la sociedad para completar la reducción de la financiación pública tanto para la docencia como para la investigación, agravada en estos momentos por la pandemia. José María Guibert SJ, Rector de la Universidad de Deusto, reflexiona al respecto.

¿Cómo es su valoración respecto de la actividad universitaria en estos meses de confinamiento?

Estamos en un momento de excepción. Somos testigos del sufrimiento y dolor por el tema sanitario y ahora se suma el problema económico, que afecta tanto a la parte socialmente más vulnerable como a otros sectores sociales. En este contexto, valoro de modo muy positivo la actividad universitaria realizada estos meses. En el caso de Deusto, todos los equipos de personas se han puesto en marcha con la inmediatez requerida por la situación para dar respuesta de manera responsable con su trabajo a distancia y, cientos de profesores, han adaptado lo que hacían de un modo presencial a buscar los mismos objetivos, pero con otros medios. Los estudiantes han jugado un papel clave, y positivo, en esta adaptación.

La situación actual del COVID-19 ha afectado a la economía de muchas familias, ¿creen que va a haber un número significativo de estudiantes que tendrán problemas para acceder o poder continuar con sus estudios?

La situación provocada por la pandemia del COVID-19, precisa de medidas extraordinarias para ayudar a aquellas familias que se han visto afectadas económicamente por esta crisis. El porcentaje de la población que ha sufrido un ERTE o un ERE y que ve en riesgo su situación económica es importante. Las situaciones de necesidad van a crecer y la universidad tiene que adaptarse y dar respuesta a las circunstancias de cada estudiante, para quienes ya están en nuestra universidad y para quienes están por venir. Nuestro compromiso es ayudar a quienes lo necesiten de entre todo nuestro alumnado.

La Universidad, ¿cómo se plantea ayudar a toda esta juventud que no podrá hacer frente al coste económico de sus estudios?

Cada año más de 1000 estudiantes reciben una beca de Deusto. Son 2,5 M € los que la Universidad aporta anualmente a los diferentes programas de becas. Como consecuencia de la grave situación generada, la Universidad de Deusto ha creado un fondo específico para aumentar el número de becas para estudiantes que nos trasladen sus dificultades económicas para iniciar o continuar sus estudios en la universidad.

Para alcanzar este objetivo hemos destinado una aportación extraordinaria de 750.000€ para becas. Pero no va a ser suficiente. Necesitamos vuestro apoyo, mediante donaciones, para alcanzar otros 500.000€ que es lo que estimamos para cubrir la demanda de necesidades en esta crisis.

En este contexto, el Fondo Becas COVID-19 Deusto aparece como proyecto prioritario. ¿Qué son estas becas, y quién y cómo puede colaborar en su impulso y desarrollo?

Son becas extraordinarias y específicas para estudiantes y familias que han sufrido directamente las consecuencias del COVID-19. Queremos llegar al mayor número de personas que lo necesiten para que más jóvenes con talento puedan alcanzar sus metas profesionales. Para ello hacemos un llamamiento a toda la sociedad, nuestros alumni, la comunidad universitaria, entidades, fundaciones, empresas e instituciones, a colaborar en esta iniciativa de solidaridad aportando recursos económicos para estas becas. Todas las donaciones disfrutarán de beneficios fiscales.

El 100% de las aportaciones se destinará íntegramente a este Fondo de Becas.

¿Qué le gustaría transmitir a quienes se plantean apoyar este proyecto solidario?

Invitarles a que consideren compartir parte de sus recursos con estos estudiantes en necesidad para que nadie se quede atrás. Los que se plantean apoyar este proyecto seguro que ya colaboran solidariamente con parte de sus recursos con otras necesidades. Invitamos a compartir parte de nuestro bienestar humano y económico con los que más lo necesiten. Compartir nos hace más humanos. Muchos antiguos alumnos y alumnas de Deusto, incluida parte de la comunidad universitaria actual, consiguieron estudiar en esta institución gracias a becas y lo viven de modo muy agradecido. Es una apuesta estratégica para dar oportunidades de futuro a estudiantes. Vuestro compromiso con nosotros lo es también con la sociedad.

Compártelo