María Flores Albizu y Erika González Sainz

Psicología Prom. 18 y 19

… paciencia y dedicación. Sé que la frustración acerca de qué nos depara el futuro es una realidad y que todos vamos a tener que pasar por ese momento vital. Sin embargo, es muchísimo más fructífero, (…) tener la oportunidad de aclarar las ideas…

… Espero poder continuar haciéndolo en la medida que pueda durante el resto de los años porque no creo que “hacer voluntariados” deba ser algo decorativo de un CV, sino que es tener conciencia de la realidad y vivir comprometida con ella siempre que se pueda…

Graduadas en psicología por la Universidad de Deusto, optaron por la realización de sendos másteres de especialización. María en Psicología Jurídica y Forense. Erika en Psicología General Sanitaria.

Acabas de finalizar tus estudios y ha llegado el COVID-19. ¿Qué ha supuesto para ti este parón en seco? ¿Cuáles son tus expectativas?

María: Al finalizar el máster, seguí realizando diversas formaciones relacionadas con mi ámbito. Fue entonces cuando, a raíz de unos meses de frustración, comencé a replantearme mis ideas y decidí que quizá sería productivo hacer mi propio parón para mirar dentro de mí. Por tanto, puedo afirmar que este parón más general a causa del COVID-19 está resultando muy reconfortante para mí; me ha dado la oportunidad de reconectar conmigo misma, con mi profesión y ver que realmente estoy en el camino correcto. No es un camino fácil, pero me alegra mucho poder haber sacado el lado bueno y productivo de esta situación. Por ello, en este momento mis expectativas son seguir reforzando y alimentando la idea clara que está volviendo a cobrar fuerza en mí y poder desarrollarla tan pronto como sea posible.

Erika: Para mí ha supuesto una oportunidad de hacer las cosas de forma distinta, de poder hacer aquello que quería y para lo que no tenía tiempo y de cambiar mi perspectiva respecto al trabajo diario. He tratado de hacer las cosas porque verdaderamente quería, y no tanto porque debía. Es decir, teniendo tanto tiempo durante el día, he podido organizarme de una manera en la que pudiera disfrutar de las obligaciones (como los estudios, el trabajo, cursos…) y de mis aficiones (pintar, aprender a cocinar, poner al día la agenda…). No obstante, también es cierto que he tenido que hacer alguna renuncia, y lo que más me ha entristecido ha sido no poder continuar con mis prácticas de máster y perder el contacto con lo que más me gustaba.

En los próximos meses tendrás la posibilidad de poner a prueba todas las competencias adquiridas a lo largo de tus estudios universitarios y aquellas que has incorporado a tu personalidad a lo largo de tu vida. ¿Cómo te sientes en esta fase post-pandemia?

María: La verdad es que me siento preparada y esperanzada. Todo este camino ha generado que sienta que lo que estoy haciendo, aunque me suponga más tiempo, es lo correcto. Voy a desempeñar mi labor en el ámbito de la justicia, donde mi aportación puede ser muy importante e incluso fundamental en algunas ocasiones. Creo que, como es mi caso, la psicología tiene mucho que aportar a este espacio y, por ello, creo que reinventarse y trabajar con constancia para no dejar de adquirir conocimiento es un aspecto muy valioso de cara al futuro de cualquier profesional. Solo espero que todas esas competencias adquiridas a lo largo de estos últimos años, así como el esfuerzo y dedicación, puedan transformarse en pequeñas y grandes gratificaciones que den un sentido a la vida de los demás.

Erika: Como comentaba, en estos momentos me siento en parte satisfecha por el respiro o la oportunidad de parar y organizarme que me ha podido ofrecer este parón para poder conectar un poco más con lo que estaba haciendo y lo que quería hacer. Ahora que poco a poco todo vuelve a su funcionamiento, yo me siento con más ganas que nunca. Echo de menos la práctica psicológica y sin duda, el contacto con los demás. Me he dado cuenta de que necesito de los otros y de que trabajar como psicóloga es algo que me satisface. Tras los 5 años de estudio, veo que por fin voy encontrando mi lugar, he podido desarrollar mis conocimientos de una manera muy holística y acorde a mi personalidad y mis inquietudes así que espero seguir trabajando en ello y continuar con mi proyecto de vida con las mismas ganas y según las circunstancias me lo permitan.

A la vista de tu trayectoria personal y académico-profesional: ¿En qué medida tu dedicación a distintos voluntariados ha configurado esos dos perfiles? ¿Crees que esas experiencias seguirán vivas en ti en el futuro ejercicio de tu profesión?

María: Fundamentalmente, los voluntariados de los que he formado parte hasta ahora han sido en torno a dos colectivos, infancia y discapacidad intelectual. Todos ellos me han aportado una visión diferente de la realidad y han influido tanto a nivel personal como profesional. Me han ayudado a ser más flexible ante diferentes situaciones, a ser más paciente y, sobre todo, me han hecho ver que las cosas requieren tiempo y que todo lo bueno que uno pueda aportar a los demás, por pequeño que sea, siempre va a ser reconfortante para el otro. Tanto es así que durante este último parón he decidido que, principalmente, quiero desempeñar mi trayectoria profesional por y para estos dos colectivos.

Erika: ¡Por supuesto que lo harán! No sé si los voluntariados han configurado mi perfil o es que han sido un medio por el cual yo he podido continuar alimentando mis ganas de estar y participar con los demás. Lo cierto es que llevo muchos años como voluntaria en distintos sectores y sin eso, yo no hubiera sido la misma porque las personas y las experiencias de este tipo son cosas que no se obtienen en cursos o seminarios, sino que es un aprendizaje que se vive. Espero poder continuar haciéndolo en la medida que pueda durante el resto de los años porque no creo que “hacer voluntariados” deba ser algo decorativo de un CV, sino que es tener conciencia de la realidad y vivir comprometida con ella siempre que se pueda.

Son muchas las personas que se encuentran en tu misma situación en estos momentos. ¿Qué recomendarías a las y los Alumni Gazte de la Universidad de Deusto para encarar este reto inesperado?

María: Sinceramente, paciencia y dedicación. Sé que la frustración acerca de qué nos depara el futuro es una realidad y que todos vamos a tener que pasar por ese momento vital. Sin embargo, es muchísimo más fructífero, en mi opinión, que uno/a pueda tener la oportunidad de aclarar sus ideas en caso necesario. Siento que muchas veces queremos todo de forma rápida y no pensamos lo suficiente, pero, en este caso, hay que permitirse pensar, reflexionar y decidir si estamos en el mejor momento.

Erika: Lo primero, paciencia y lo segundo, muchas ganas. Sin duda, es un momento de muchísima incertidumbre, frustración e inseguridad. Es normal, y por eso tampoco deberíamos ponernos más catastrofistas que nunca. Creo que debemos mantener la ilusión, confiar en el duro trabajo realizado a lo largo de los años de estudio y no perder nunca el hábito de seguir estudiando. En estos momentos es cuando comienzas a considerarte un profesional y dejas de ser un simple estudiante, y eso es una gran responsabilidad que requiere que mantengamos cierta templanza a la vez que ilusión para emprender nuevos propósitos y afrontar los retos que nos depare nuestra salida al mundo laboral.

Casi acabas de salir de las aulas universitarias… ¿Qué podrías contarnos de tu paso por la Universidad de Deusto? ¿Qué recuerdos te llevas?

María: Cuando pienso en mi paso por la universidad, siento que la palabra idónea es “descubrimiento”. Gracias a ello, sé a qué me quiero dedicar, he tenido la oportunidad de estudiar fuera y he aprendido valiosas lecciones tanto de compañeros como de profesores. Aun habiéndome graduado, Deusto ha seguido contando conmigo para que pueda ampliar mi conocimiento gracias a las formaciones ofertadas por Deusto Alumni. Me ha dado la oportunidad de poder mantener los lazos firmes, y eso es algo que agradezco mucho.

Erika: Sinceramente, yo me siento muy satisfecha y orgullosa de mi trayectoria académica en Deusto. Desde el primer año de carrera, me apunté a varias de las actividades organizadas por Deusto Campus, como los voluntariados y campos de trabajo, talleres o danzas vascas y conocí a muchísima gente además de tener experiencias muy enriquecedoras. Después, tuve la suerte de irme de Erasmus a Polonia y aquel año fue sin duda el mejor de mi vida. Por otro lado, el trato con los profesores siempre me ha parecido muy cercano y acogedor, y eso es algo que valoro mucho y que me ha facilitado mucho mi desarrollo profesional. En resumen, considero que he aprovechado muchos de los recursos ofrecidos por la universidad y siempre he animado a la gente a participar en ellos, ya que la universidad no es sólo un lugar de estudio, sino de cultura y educación a todos los niveles. Yo siempre le tendré un gran cariño a esta universidad, y espero no perder algunas de las relaciones que mantengo con ella.

Compártelo