Ana Ortiz de Guinea

Ingeniería Informática 00

El índice de paro en Montreal es muy bajo y roza el paro técnico, así que hay muchas oportunidades profesionales

Ana Ortiz de Guinea, Ingeniera Informática (prom. 2000), nos habla de cómo ha ido transcurriendo su carrera profesional, desde la Universidad de Deusto hasta acabar en Canadá.

Llegaste a Canadá a través de una beca de investigación. ¿Cómo fueron tus primeros pasos después de terminar tus estudios en Deusto?

Una vez finalizada mi etapa de formación en la Universidad de Deusto en el año 2000, trabajé en el campo de la consultoría en sistemas de información durante unos años en Madrid en PriceWaterhouseCoopers (cuya parte de consultoría creo que ahora pertenece a IBM Consulting) y en STE Consulting Group. Durante esta etapa de mi vida participé en numerosos proyectos y experimenté el papel que la gestión de los sistemas de información y la evaluación de sus impactos en el ámbito de trabajo, tenía para resolver problemas y conflictos. Comencé también entonces a interesarme más y más por estudios que me permitieran profundizar en estos temas.

Eres Profesora con Cátedra en el HEC de Montreal, ¿Cómo ha ido evolucionando tu trayectoria profesional en estos años?

Después de trabajar y coger experiencia en el campo de la consultoría, decidí que me gustaría estudiar más. De esta manera, solicité una beca de posgrado de la Fundación de Estudios la Caixa. Tuve la suerte de que la beca se me concedió e hice un Máster de Investigación en Gestión de Empresas (Master of Science in Management) en la University of Lethbridge en Alberta (Canadá). El máster me gustó mucho y es ahí cuando decidí dedicarme a la docencia universitaria y a la investigación. Así, después de este Máster, realicé el Doctorado en Administración de Empresas (Ph.D. in Management) con la doble especialidad en Gestión de Sistemas de Información y Comportamiento Organizacional en una de las mejores universidades de Canadá: la Queen’s University en Ontario. Una vez finalizado el doctorado, fui contratada como Profesora Contratada Doctora (Assistant Professor with tenure track) por HEC Montreal en 2008, donde ahora ya ocupo una plaza de Profesora con Cátedra (Associate Professor with a Professorship).

¿Qué oportunidades presenta una ciudad como Montreal para los alumni de Deusto?

Montreal es una ciudad con muy buena calidad de vida y llena de oportunidades. Es una ciudad puntera en Ingeniería y Administración de Empresas. Por ejemplo, hay grandes compañías de aeronáutica como Bombardier, hay también empresas de software como SAP, y también todas las firmas consultoras internacionales como Accenture tienen presencia en Montreal. El índice de paro en Montreal es muy bajo y roza el paro técnico, así que hay muchas oportunidades profesionales. También hay que decir que Montreal es una ciudad con una gran calidad de vida y un montón de festivales durante todo el año, donde se puede hacer una vida muy activa a pesar del largo invierno. Además, Montreal ha sido recientemente elegida como la mejor ciudad del mundo para estudiantes universitarios. Tiene cuatro muy buenas universidades y una vida universitaria muy activa.

¿Qué consejos darías a los alumni que deseen desarrollar su carrera en Canadá o en general, en el extranjero?

Creo que la decisión de partir o no a un país extranjero tiene que ser reflexionada ya que tiene muchos aspectos positivos pero algunos negativos también. Son muchos los sacrificios que uno hace como dejar a la familia y a los amigos, pero también se aprende mucho de uno mismo y de la vida. Se conoce uno a sí mismo mejor. Además, estar en el extranjero permite conocer otras culturas; por ejemplo, Canadá es un país inmigrante y en mi grupo de amigos cercano de Montreal puedo contar hasta 5 nacionalidades diferentes en un grupo de 12 personas. Uno de los consejos que le daría a alguien que va a Canadá es de no tener miedo de lo diferente y desarrollar amistades, los canadienses son gente muy abierta y muy hospitalaria.

¿Qué recuerdos sobre Deusto te gustaría compartir con los alumni?

He pasado muy buenos momentos en la Universidad de Deusto. Quizás los que más valoro son aquellos que me permitieron establecer amistades que siguen vigentes. En la Universidad de Deusto he hecho amigos para toda la vida. A día de hoy todavía quedamos para conversar, ponernos al día, y pasar un rato agradable.

Compártelo